Scroll Top

1994- La Caixa se deshace de su red de bibliotecas

Sede-historica-La-Caixa

Foto: Sede histórica de La Caixa en Via Laietana, 46 (plaça Jonqueres), Barcelona. Arquitecto: Enric Sagnier (1917).
Fuente de la foto: Wikipedia

Nos comenta Lluís Anglada que el papel de las bibliotecas de las cajas de ahorros fue muy importante en Cataluña. Hicieron muchas bibliotecas más las cajas que la Generalitat republicana. Y también destacaron durante el Franquismo.

“Que las acabaran cerrando –continúa–, supongo que era inevitable, y ha acabado siendo bueno a la larga, aunque en su momento no siempre el cierre de una biblioteca por parte de La Caixa fue seguido de la apertura de otra por parte de la Generalitat, las diputaciones o los ayuntamientos”.

Esto es lo que se publicó en IWE, nº 24, mayo de 1994, p. 10.

LA CAIXA (Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona) ha mantenido, a través de su Fundación, una red de casi un centenar de bibliotecas públicas en Catalunya y Baleares, que se creó en 1923. Desde hace unos meses está firmando convenios con los ayuntamientos para transferírselas.

El asesor de la Fundación La Caixa para bibliotecas Joan Rigol i Roig (1943-2024), y la jefe de la red Maria Rossinés, manifestaron en una entrevista concedida al presidente del Col·legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya, Lluís Bagunyà, en enero pasado, que consideraban que todos estos años la Fundación ha estado haciendo una labor sustitutoria de las administraciones, pero que ahora esto ya no tenía sentido, sobre todo después de que la reciente Ley del sistema bibliotecario de Catalunya, aprobada hace ya un año, en 1993, deja bien clara la obligación de los ayuntamientos de proveer servicios de lectura pública.

En estos momentos hay ya 20 convenios firmados con ayuntamientos y otros 20 están en trámite. La Fundación ha dado al resto un plazo máximo de 4 a 5 años para traspasarles las bibliotecas.

Básicamente, los convenios consisten en ceder al ayuntamiento los materiales bibliográficos y hacerse cargo de todos los gastos durante 2 años, incluidos los de personal. Se ofrece que durante este tiempo se use el mismo local o uno nuevo provisto por el ayuntamiento.

Desde el Col·legi se ven con preocupación estos traspasos, que en algunos casos han representado ya el cierre temporal e incluso definitivo de algunas bibliotecas (p. ej. 2 en I’Hospitalet de Llobregat) por no cumplir los ayuntamientos los compromisos contraídos.

Sin las enormes cargas fijas de su mantenimiento (edificios, personal y colecciones), la Fundación La Caixa piensa seguir ayudando a las bibliotecas con un “centro de apoyo a la lectura” (aún no configurado), y actuaciones puntuales con más impacto público, como exposiciones, becas y ayudas. Una de las actividades previstas es un seminario internacional para la promoción de la lectura pública que tendrá lugar a finales de 1994.

Fuente: Document (hoja informativa del Cobdc) n. 71, marzo 1994.
Cobdc. Tel.: +34-3-31976 75, fax: 31978 74
Fundación La Caixa. Maria Rossinés. Tel.: +34-3-318 75 20; fax: 317 93 61